¿POR QUÉ A VECES PARECE QUE LAS OPORTUNIDADES SE TE ESCAPAN?

¿POR QUÉ A VECES PARECE QUE LAS OPORTUNIDADES SE TE ESCAPAN?

Llega a sucederte que casi, casi alcanzas un propósito y de pronto se esfuma, o que por mas empeño que pones en lograr tus metas, estas parecen alejarse más. ¿Por qué experimentas esto?

Existe dentro de nuestro cerebro un conjunto de neuronas y fibras neuronales que corren a lo largo del tallo cerebral, que ha sido llamado Sistema de Activación Reticular (SAR) y que entre muchas de sus funciones es el encargado de controlar la información que llega a nuestro cerebro de manera consciente, es decir, funciona como un filtro que decide que es lo importante para ti y que no, de tal forma que de los cas 10 millones de bits de información que recibimos cada instante el SAR solo permite pasar a tu consciente el 5%.

¿Y en qué se basa para dejar pasar o no dejar pasar información? En el menú que tú mism@ le has proporcionado, y éste menú está formado por tus creencias y tu auto-imagen.

Tu auto-imagen se va formando desde el momento en que naces y la van construyendo todas las afirmaciones que escuchas desde tu hogar y la escuela cunado eres pequeñ@ y van desde “eres muy inteligente”, “vas a lograr muchas cosas” hasta “no sirves para nada” “eres un inútil”, “eres floj@ e irresponsable”. ¿Cuál ha sido tu menú?

La auto-imagen es solo una parte del menú, la otra son las creencias. Esas ideas que se han ido adhiriendo a nuestro inconsciente de manera casi imperceptible y que nos hacen tomar decisiones a veces irracionales solo por el hecho de que creemos en algo sin darnos cuenta siquiera. Por ejemplo, si desde pequeñ@ ha quedado grabado en ti el concepto de que no eres buen@ para las matemáticas, muy difícilmente podrás sobresalir en esa materia, o si estás convencid@ de que no cuentas con la personalidad que se requiere para triunfar en los negocios, tu SAR ha tomado eso como una verdad irrefutable y cualquier información que llegue a ti contraria a esa creencia simplemente será eliminada por él, pues su función es mantenerte siempre “a salvo” de aquello que no coincida con tus creencias o tu auto-imagen.

¿Por qué sucede esto sin que ni siquiera nos percatemos? Pues por que así ha sido diseñado el cerebro humano, no podríamos estar atendiendo de manera consciente a todas las funciones que debemos supervisar para mantenernos viv@s y en armonía, y cada vez que nuestro cerebro ha aprendido como se realiza una función la deja en automático, como la respiración, el metabolismo o la digestión; son funciones que no se ejecutan de manera consciente, pues ya han sido programadas y así, sin darnos cuenta vamos programando funciones que no nos permiten crecer. La buena noticia es que esa programación puede ser modificada y tú mism@ puedes re-programar tu mente.

En el próximo artículo hablaremos de técnicas que te ayudarán a reprogramar tu mente para eliminar las creencias limitantes.

LA CAPACITACION DEL PERSONAL: ¿OBLIGACIÓN O VENTAJA COMPETITIVA?

LA CAPACITACION DEL PERSONAL: ¿OBLIGACIÓN O VENTAJA COMPETITIVA?

Si bien es cierto que la Ley Federal del Trabajo obliga a las empresas a capacitar a su personal, también es una realidad que las empresas que canalizan una parte importante de sus recursos a la capacitación satisfacen con ello las necesidades de mejora continua.

En ese proceso de mejora continua las empresas van estableciendo estándares de calidad para sus procesos y se hace necesario contar con colaboradores que tengan el talento, las habilidades y los conocimientos necesarios para alcanzar esos estándares.

¿Cuáles son los objetivos de la capacitación?

*Proporcionar a la empresa recursos humanos altamente calificados en términos de conocimiento, habilidades y actitudes para un mejor desempeño de su trabajo.

*Desarrollar el sentido de responsabilidad hacia la empresa a través de una mayor competitividad y conocimientos apropiados.

*Mantener a los colaboradores permanentemente actualizados frente a los cambios científicos y tecnológicos que se generen proporcionándoles información sobre la aplicación de nueva tecnología.

*Lograr cambios en su comportamiento con el propósito de mejorar las relaciones interpersonales entre todos los miembros de la empresa.

Un programa de capacitación continua significa que el trabajador debe estar preparado para avanzar hacia mejores oportunidades ya sea dentro o fuera de la empresa.

La capacitación dentro de la empresa no es algo que debería ocurrir de forma aislada y solo para cumplir con una norma, es importante que el empresario comprenda que es un proceso sistemático que llevará a la empresa un nivel arriba de sus competidores.

Para elaborar un programa de capacitación el primer paso es detectar las necesidades de la empresa. Aplicar técnicas adecuadas para este fin elimina las pérdidas de tiempo.

El segundo paso es clasificar y jerarquizar esas necesidades. Es decir, se tienen que clasificar y ordenar para decidir cuáles son las más urgentes, o más importantes, o cuáles requieren atención inmediata y cuáles se tienen que programar a largo plazo.

El tercer paso es definir los objetivos de capacitación, es decir, motivos de llevar adelante el programa. Estos objetivos tienen que formularse de manera clara, precisa y medible para más adelante, después de aplicar el programa, poder evaluar los resultados.

El cuarto paso es elaborar el programa de capacitación. En este momento se determina el contenido del programa, las técnicas que serán utilizadas, en qué fechas y horarios serán impartidos los cursos, a qué grupo y quienes serán los facilitadores y con cuánto presupuesto se cuenta para llevar a cabo el programa.

El quinto paso es ejecutar el programa, es decir, llevarlo a la práctica.

El sexto paso es evaluar los resultados del programa. De ésta forma sabremos si se han cumplido los objetivos planteados en el inicio.

¿CÓMO ELIMINAR CREENCIAS LIMITADORAS?

¿CÓMO ELIMINAR CREENCIAS LIMITADORAS?

Parte II

Las creencias son una fuerza muy poderosa dentro de nuestra conducta. Es bien sabido que si alguien realmente cree que quede hacer algo, lo hará, y si cree que es imposible hacerlo, ningún esfuerzo por grande que éste sea logrará convencerlo de que se puede realizar. Nuestras creencias acerca de nosotros mismos y de lo que es posible en el mundo que nos rodea tienen un gran efecto sobre nuestra eficacia cotidiana.

Tenemos creencias que nos potencian y también creencias que nos limitan.

La mayoría de las personas reconocen que sus creencias pueden afectar su salud tanto directa como indirectamente. ¿Qué podemos hacer para sustituir las creencias negativas por creencias que contribuyan a mejorar nuestra salud física y mental?

La Programación Neurolingüística (PNL) nos proporciona un conjunto de herramientas de conducta que permiten el acceso a algunos de los mecanismos ocultos de las creencias.

Si constantemente te encuentras con pensamientos y creencias que limitan tu actuar, prueba a seguir esta sencilla técnica que te permitirá ir desinstalando poco a poco las creencias que te limitan e instalar nuevas creencias que disparen tu potencial.

PASO 1: Pregúntate: ¿En qué quiero creer en lugar de creer en esto que me está limitando?

PASO 2: Utiliza la emoción negativa como dolor o miedo como “palanca”, date cuenta que el dolor o el miedo son perjudiciales para tu vida…. Imagina qué tan liberad@ te sentirías si te quitaras ese peso de encima-

PASO 3: ¡Interrumpe esa pauta limitadora! Cada vez que te invada esa sensación desagradable al recordar esa creencia limitadora, interrúmpela a través de rayar el disco o agregarle música de circo si son sonidos los que predominan o convertirla en dibujos animados o visualizándola en cámara lenta si son imágenes. Lo que buscamos es que esta creencia pierda su fuerza y rompamos el esquema con el que se ha venido manejando.

PASO 4: Ahora piensa: ¿En que quieres creer en lugar de eso que te estaba dañando?. Crea una alternativa mejor, más saludable, mas potenciadora. Piensa y anota todas las cosas en las que puedes creer en lugar de la vieja pauta.

PASO 5: Condiciona y “ancla” la nueva creencia: Imagina muy intensamente todos los ingredientes: Ilumínala con colores agradables, ponle una música de fondo que te agrade o el sonido que prefieras, experimenta la sensación de sentirte capaz con esta nueva creencia.

PASO 6: Ahora, cada vez que te sientas invadid@ por una creencia limitadora, ¡interrumpe esa pauta! E inmediatamente visualiza la nueva creencia hasta que experimentes esa sensación de bienestar que te produce la nueva pauta.

Si constantemente repites esta técnica iras creando enlaces neuronales que poco a poco modificarán el software de tu mente.

¿CÓMO ELIMINAR CREENCIAS LIMITADORAS?

¿CÓMO ELIMINAR CREENCIAS LIMITADORAS?

Parte I

La Programación Neurolingüística o PNL es una disciplina que ha venido a revolucionar muchos ámbitos del quehacer humano, quienes han descubierto la enorme variedad de sus aplicaciones le han aplicado en escenarios de la actividad humana en la que otras técnicas no han tenido muy buenos resultados y sin embargo la PNL ha demostrado contundentemente su efectividad.

A los que estamos familiarizados con su uso y terminología llega a parecernos extraño que no todo el mundo sepa de qué se trata cuando le hablamos de ella, pero aún hay personas a las que les parece complicado incluso el término utilizado para esta disciplina.

Cierto, el escuchar o leer acerca de Metamodelo, Metaprograma, Modelo de Milton, Modalidades ó Sub-Modalidades puede llegar a plantear un panorama altamente complicado para quienes tienen su primer contacto con la PNL. Sin embargo, debo decir que comprender y adentrarse en el mundo de la PNL es por demás fascinante y definitivamente mucho más sencillo de lo que nos muestra nuestro primer contacto con ella.

Por principio de cuentas, debemos partir de la base de que nuestra mente es como una computadora y como tal funciona, es decir, todos tenemos un hardware (disco duro) similar, dotado de las mismas partes y las mismas funciones, lo que hace diferente a cada ser humano en cuanto a la mente, es la forma en que se procesa la información (es decir, el software), por que ésta es el resultado de experiencias y vivencias diferentes en todos.

Conforme vamos creciendo e interactuando con el mundo, vamos programando nuestra mente y los caminos que seguimos para hacerlo son diferentes en cada persona, así que nuestra forma de actuar ha venido siendo programada desde el momento mismo de nuestro nacimiento y ha sido moldeada por nuestros padres, hermanos, maestros, vivencias y circunstancias.

Lo increíblemente grandioso de nuestra mente es que ¡Puede volver a ser programada! ¿Cómo? Tal y como fue programada desde un inicio: A través del lenguaje (de ahí la parte lingüística del nombre de esta disciplina).

Probablemente tus padres con la mejor intención de protegerte fueron instalando programas negativos en tu mente con frases como “¡no hagas eso!” “¡no toques!” “Eres pequeño para eso” que fueron quedando grabadas en tu subconsciente y por eso ahora te resulta tan difícil iniciar algo o creer en ti.

La primera parte de la solución está en empezar a desterrar de tu vocabulario palabras que instalen o refuercen en tu mente creencias limitadoras que te impidan avanzar hacia tus objetivos, a partir de ahora puedes empezar a vigilar con atención las palabras que utilizas cotidianamente y si encuentras alguna de ésta frases, hazte el propósito de eliminarlas, con esto empezaras a “formatear tu disco duro” eliminando software malicioso.

“Un día de éstos”, “Qué flojera”, “No puedo…..” “Tengo que…..” “Sí, pero…..” Todas estas frases instalan o refuerzan creencias limitadoras en tu subconsciente que te dificultan el logro de tus objetivos. Elimínalas.

¿Tienes alguna frase que uses cotidianamente y que te des cuenta que ha sido como un software maligno? Comparte con nosotros.

¿ERES PROACTIV@?

¿ERES PROACTIV@?

La interpretación general de la palabra proactividad es la de iniciativa o persona con iniciativa, sin embargo el término aún no ha sido aceptado por la Real Academia de la lengua Española.

El término proactividad fue acuñado por Víctor Frankl, psiquiatra austriaco sobreviviente de los campos de concentración Nazis en su libro: “El hombre en busca de sentido” en el que narra que los prisioneros eran sometidos a torturas y experimentos inimaginables, y en una ocasión en que él mismo era sometido a estos experimentos tuvo una visión personal de su naturaleza proactiva y la llamó “la ultima libertad definitiva que no podían quitarme”, “podían lastimar mi cuerpo pero no podían lastimarme a mí que vivo en este cuerpo” y mediante una serie de disciplinas mental, emocional, moral, ejercitó esta pequeña libertad hasta que creció cada vez mas, hasta que tuvo más libertad que sus captores. Ellos tenían más libertad que él, la libertad es una condición del entorno, libertad significa que tenemos en nuestro entorno muchas opciones sobre las que podemos elegir, libertad significa que tenemos el poder interno de ejercitar estas opciones. Eso es lo que significa ser proactivo, estar a cargo de nuestra propia vida.

Ser proactivo significa que tienes la libertad de elegir y ejecutar la respuesta que das a tus circunstancias, no es lo que te sucede, sino cómo actúas ante lo que te sucede.

El Dr. Robert Resnick, psicoterapeuta estadounidense nos brinda una s encilla fórmula para entender de manera fácil lo que el ser proactivo significa, la fórmula es la siguiente:

EVENTO + RESPUESTA = RESULTADOS

En donde el EVENTO son las circunstancias a las que te enfrentas día con día y la RESPUESTA es la manera en que actúas ante esas circunstancias. Si los resultados que obtienes no son los que esperabas o no te gustan, tienes dos opciones: Culpar al evento por esos resultados, es decir, culpar a tu jefe, a la economía, a tu pareja, a tu horóscopo, a tu falta de oportunidades, a tu falta de dinero, y la segunda opción es cambiar tu respuesta.

En cualquier fórmula si modificas uno de los componentes el resultado necesariamente variará, como pareja, ni la economía. Lo viable es cambiar la respuesta, tu respuesta sí puede ser modificada por que tú tienes la libertad de elegir y el cambiarla será lo que modifique el resultado, llevándote al que tú realmente estás buscando.

Desde luego no es sencillo, después de toda una vida convencid@ de que si tus circunstancias fueran otras tus resultados serían distintos, de pronto entender y aceptar que el único responsable de los resultados que has obtenido hasta ahora eres tú. Sin embargo, una vez que internalizas esta idea liberadora, tu libertad de elección empezará a crecer como la del Dr. Frankl en los campos de concentración nazis y tu sentimiento de valía y control sobre tu vida te permitirá alcanzar tus objetivos.

Hazte Cargo de tu Destino

Hazte Cargo de tu Destino.

Una de las ideas más arraigada en nuestra actual cultura es la de que las circunstancias son las que moldean nuestra vida y nuestro destino. Resulta difícil para el ser humano actual sometido a cambios constantes y vertiginosos asumir la responsabilidad de su propia vida.

Las circunstancias cambian tan a menudo que frecuentemente nos vemos en la tentación de “racionalizar” buscando en esos cambios las causas de nuestra falta de crecimiento o nuestra inacción para alcanzar nuestras metas.

Sin embargo, cuando entendemos que los verdaderos diseñadores de nuestras circunstancias somos nosotros mismos, el crecimiento y el sentido de valía que adquirimos a partir de ese momento son impactantes.

Hace algunas semanas tuve la fortuna de escuchar una conferencia de Nando Parro, uruguayo de sesenta años, sobreviviente de la tragedia de los Andes ocurrida a principios de los setentas, cuando el avión en que viajaban un grupo de jóvenes, estudiantes universitarios, miembros de un equipo de rugby se estrelló contra una montaña.

Parro ha sido considerado por muchos el héroe de aquella historia, aunque él con humildad no lo acepta del todo pues considera que sólo hizo lo que cualquier otro ser humano hubiera hecho en sus circunstancias.

El escuchar a este hombre narrar sus vivencias me dejó muchas enseñanzas, sin embargo, la que más me impactó fue el hecho de que a pesar de estar con todas las circunstancias en su contra, jamás se dio por vencido.

Él describe cómo durante los primeros días posteriores a la tragedia, él y los otros sobrevivientes se dedicaron a esperar a que llegara el equipo de rescate por ello, estaban convencidos que en cuanto el mundo supiera de la tragedia inmediatamente se movilizarían para rescatarlos, y vivieron esas horas en letargo e inactividad a la espera de que cambiaran sus circunstancias…. “Alguien” allá afuera vendría por ellos y los salvaría de esa angustiosa situación.

Las cosas cambiaron radicalmente cuando a través de un radio que había quedado funcionando escucharon en las noticias que la búsqueda del avión estrellado se había suspendido pues se consideraba que a esas alturas los posibilidades de encontrar sobrevivientes era prácticamente nula…

A partir de ese momento vieron claramente que la ayuda del exterior no iba a llegar y que si sobrevivían y salían de esa adversa situación sería a través de sus medios exclusivamente, no contarían con ninguna ayuda externa dependían únicamente de sus medios para cambiar su destino, y fue ese convencimiento lo que les dio la fuerza suficiente para salir con vida de las frías montañas. Por supuesto que hubo algunos que se rindieron y en cuanto supieron que nadie vendría a rescatarlos se dejaron morir, pero los que lucharon y se hicieron cargo de su destino salieron de esa terrible experiencia vivos y fortalecidos.

¡Qué enseñanza tan profunda!  Muchas veces culpamos al destino y a las circunstancias de lo que nos sucede, otras estamos esperando que las cosas cambien  o que “alguien” o “algo” venga a rescatarnos, para entonces empezar a actuar, y no funciona así… Somos nosotros los responsables de nuestra vida, son nuestras decisiones buenas o malas las que nos han llevado hasta el lugar y la situación en donde nos encontramos, si queremos salir de ella tendrán que cambiar nuestras respuestas, sólo cambiando nuestras respuestas a las circunstancias, será como nos haremos cargo de nuestro destino.

Conoce el cuadrante de las ventas y descubre cuál es tu estilo de vendedor.

Conoce el cuadrante de las ventas y descubre cuál es tu estilo de vendedor.

En toda operación comercial se encuentran involucradas dos tipos de necesidades: Las del cliente y las del vendedor, y la calidad y éxito de dicha operación estarán  determinados por cuales de estas necesidades son las que motivan el actuar de este último en el momento de la negociación.

Puede ser que el vendedor esté tan enfocado en sus propias necesidades que se olvida prácticamente que su función es ayudar al cliente a descubrir sus propias necesidades y buscar la forma en que su producto o servicio puede satisfacerlas, y esta postura disminuirá necesariamente la calidad de la venta.

Por otro lado, el asesor profesional podría estar encaminando sus esfuerzos únicamente en atender las necesidades del cliente olvidando (o inclusive anulando) las suyas propias.

¿Cómo saber cuál es el equilibrio perfecto entre las necesidades del cliente y del vendedor que nos conducirá a una venta exitosa donde gane el cliente y gane el vendedor?

Ubiquemos la  importancia de las necesidades de ambos en un cuadrante, otorgándole mayor o menor importancia a cada una, colocando en el eje vertical las necesidades del cliente con la menor importancia en la parte baja y la mayor en la alta. En el eje horizontal situaremos las necesidades del vendedor, visualizando del lado izquierdo de ese eje una menor importancia y del lado derecho, mayor importancia a esas necesidades. Así,  el cuadrante nos quedaría de la siguiente forma:

Quedándonos en cada cuadrante un estilo de ventas que produce o no produce resultados de acuerdo a la importancia que le da el vendedora a sus propias necesidades y a las del cliente:

1) ACTIVO:  Este tipo de vendedores se rige por el principio: “Soy un asesor profesional” y no escatima esfuerzos en convertirse en una especie de “manual ambulante” proporcionándole al cliente la más amplia gama de información técnica, convencido de que el cliente tomará la información que le haga falta, lamentablemente está tan enfocado en las necesidades del cliente que se olvida de las suyas propias y permite que el cliente se marche con toda la información que él le proporcionó a buscar a alguien más que le ayude a tomar la decisión.

2) PASIVO: El principio que rige la actividad de este vendedor encierra una afirmación como esta: “Todo el mundo conoce las ventajas y los beneficios de mi producto o servicio, no tiene sentido que lo ofrezca, cuando alguien lo necesite, se acercará”. No toma en cuenta sus propias necesidades ni las de su cliente, tampoco es de gran ayuda al cliente en su toma de decisión.

3) PROFESIONAL: Este estilo de ventas, ubicado en el cuadrante superior derecho del cuadrante es el más equilibrado de los cuatro porque le da la debida importancia a las necesidades de ambos elementos de la ecuación: El cliente y el vendedor. El principio que rige este estilo es: “Estoy atento a las necesidades del cliente y le asesoro y guío para que tome la mejor decisión” Este enfoque crea relaciones duraderas y de confianza y es el que le proporciona al vendedor una mayor cartera y de calidad a largo plazo.

4) AGRESIVO: Finalmente tenemos en el último cuadrante al estilo agresivo de ventas, que quizás en alguna época fue muy exitoso y que inclusive a algunos vendedores les da resultado en la actualidad, sin embargo, no es el más aconsejable, puesto que hace uso de tácticas que a la larga alejan al cliente, tales como la manipulación, la agresividad o la adulación. El principio que lo rige es: “Si yo lo vendo, tú lo comprarás” y evidentemente está únicamente enfocado en sus propias necesidades sin tomar en cuenta las del cliente.

¿Y tú qué estilo de ventas tienes?

Bienvenidos

Somos un equipo de profesionales comprometidos con el desarrollo humano y empresarial. Estamos firmemente convencidos de que el segundo nunca puede darse sin el primero, debido a lo cual centramos nuestros esfuerzos en trabajar con y para las personas de cuyo crecimiento depende el de la empresa, rigiéndonos por el principio “ser, hacer, tener.”