¿CÓMO ELIMINAR CREENCIAS LIMITADORAS?

Parte I

La Programación Neurolingüística o PNL es una disciplina que ha venido a revolucionar muchos ámbitos del quehacer humano, quienes han descubierto la enorme variedad de sus aplicaciones le han aplicado en escenarios de la actividad humana en la que otras técnicas no han tenido muy buenos resultados y sin embargo la PNL ha demostrado contundentemente su efectividad.

A los que estamos familiarizados con su uso y terminología llega a parecernos extraño que no todo el mundo sepa de qué se trata cuando le hablamos de ella, pero aún hay personas a las que les parece complicado incluso el término utilizado para esta disciplina.

Cierto, el escuchar o leer acerca de Metamodelo, Metaprograma, Modelo de Milton, Modalidades ó Sub-Modalidades puede llegar a plantear un panorama altamente complicado para quienes tienen su primer contacto con la PNL. Sin embargo, debo decir que comprender y adentrarse en el mundo de la PNL es por demás fascinante y definitivamente mucho más sencillo de lo que nos muestra nuestro primer contacto con ella.

Por principio de cuentas, debemos partir de la base de que nuestra mente es como una computadora y como tal funciona, es decir, todos tenemos un hardware (disco duro) similar, dotado de las mismas partes y las mismas funciones, lo que hace diferente a cada ser humano en cuanto a la mente, es la forma en que se procesa la información (es decir, el software), por que ésta es el resultado de experiencias y vivencias diferentes en todos.

Conforme vamos creciendo e interactuando con el mundo, vamos programando nuestra mente y los caminos que seguimos para hacerlo son diferentes en cada persona, así que nuestra forma de actuar ha venido siendo programada desde el momento mismo de nuestro nacimiento y ha sido moldeada por nuestros padres, hermanos, maestros, vivencias y circunstancias.

Lo increíblemente grandioso de nuestra mente es que ¡Puede volver a ser programada! ¿Cómo? Tal y como fue programada desde un inicio: A través del lenguaje (de ahí la parte lingüística del nombre de esta disciplina).

Probablemente tus padres con la mejor intención de protegerte fueron instalando programas negativos en tu mente con frases como “¡no hagas eso!” “¡no toques!” “Eres pequeño para eso” que fueron quedando grabadas en tu subconsciente y por eso ahora te resulta tan difícil iniciar algo o creer en ti.

La primera parte de la solución está en empezar a desterrar de tu vocabulario palabras que instalen o refuercen en tu mente creencias limitadoras que te impidan avanzar hacia tus objetivos, a partir de ahora puedes empezar a vigilar con atención las palabras que utilizas cotidianamente y si encuentras alguna de ésta frases, hazte el propósito de eliminarlas, con esto empezaras a “formatear tu disco duro” eliminando software malicioso.

“Un día de éstos”, “Qué flojera”, “No puedo…..” “Tengo que…..” “Sí, pero…..” Todas estas frases instalan o refuerzan creencias limitadoras en tu subconsciente que te dificultan el logro de tus objetivos. Elimínalas.

¿Tienes alguna frase que uses cotidianamente y que te des cuenta que ha sido como un software maligno? Comparte con nosotros.
Tags: No tags

Leave a Comment