LA CAPACITACION DEL PERSONAL: ¿OBLIGACIÓN O VENTAJA COMPETITIVA?

Si bien es cierto que la Ley Federal del Trabajo obliga a las empresas a capacitar a su personal, también es una realidad que las empresas que canalizan una parte importante de sus recursos a la capacitación satisfacen con ello las necesidades de mejora continua.

En ese proceso de mejora continua las empresas van estableciendo estándares de calidad para sus procesos y se hace necesario contar con colaboradores que tengan el talento, las habilidades y los conocimientos necesarios para alcanzar esos estándares.

¿Cuáles son los objetivos de la capacitación?

*Proporcionar a la empresa recursos humanos altamente calificados en términos de conocimiento, habilidades y actitudes para un mejor desempeño de su trabajo.

*Desarrollar el sentido de responsabilidad hacia la empresa a través de una mayor competitividad y conocimientos apropiados.

*Mantener a los colaboradores permanentemente actualizados frente a los cambios científicos y tecnológicos que se generen proporcionándoles información sobre la aplicación de nueva tecnología.

*Lograr cambios en su comportamiento con el propósito de mejorar las relaciones interpersonales entre todos los miembros de la empresa.

Un programa de capacitación continua significa que el trabajador debe estar preparado para avanzar hacia mejores oportunidades ya sea dentro o fuera de la empresa.

La capacitación dentro de la empresa no es algo que debería ocurrir de forma aislada y solo para cumplir con una norma, es importante que el empresario comprenda que es un proceso sistemático que llevará a la empresa un nivel arriba de sus competidores.

Para elaborar un programa de capacitación el primer paso es detectar las necesidades de la empresa. Aplicar técnicas adecuadas para este fin elimina las pérdidas de tiempo.

El segundo paso es clasificar y jerarquizar esas necesidades. Es decir, se tienen que clasificar y ordenar para decidir cuáles son las más urgentes, o más importantes, o cuáles requieren atención inmediata y cuáles se tienen que programar a largo plazo.

El tercer paso es definir los objetivos de capacitación, es decir, motivos de llevar adelante el programa. Estos objetivos tienen que formularse de manera clara, precisa y medible para más adelante, después de aplicar el programa, poder evaluar los resultados.

El cuarto paso es elaborar el programa de capacitación. En este momento se determina el contenido del programa, las técnicas que serán utilizadas, en qué fechas y horarios serán impartidos los cursos, a qué grupo y quienes serán los facilitadores y con cuánto presupuesto se cuenta para llevar a cabo el programa.

El quinto paso es ejecutar el programa, es decir, llevarlo a la práctica.

El sexto paso es evaluar los resultados del programa. De ésta forma sabremos si se han cumplido los objetivos planteados en el inicio.

Tags: No tags

Leave a Comment